Colchones: ¿qué clases existen?

Feb 5, 2018 | Colchones

A la mayoría de nosotros, antes de comprar un colchón, nos gusta conocer sus propiedades para saber cuál se ajustará mejor a nuestras exigencias.

A continuación, os damos nuestras mejores recomendaciones y vemos en detalle las propiedades de cada clase de colchón:

COLCHONES DE LÁTEX

Hechos con bloques de goma de látex que integran diferentes orificios para ayudar a una mejor ventilación y formar áreas más resistentes. En cuanto a su ergonomía, las características son bastante parecidas al colchón de muelles (siempre y cuando éste sea bueno).

Cuanto menor es la densidad del colchón, menos recomendables son. Si nos fijamos en la biomecánica de estos colchones, éstos son extraordinariamente blandos. Tienen mucha flexibilidad y son difíciles de deformar, ayudando a que la sangre circule.

Desventajas: son caros y no transpiran de manera óptima.

COLCHÓN DE ESPUMA

Los colchones de poliueretano son los más famosos sin lugar a duda y existen gran variedad de ellos dependiendo de la calidad del producto. Con el paso del tiempo van cediendo y no son muy buenos reguladores térmicos.

COLCHONES DE MUELLE

El escogido por muchos de nosotros hasta hace nada. Sus principales características son la transpirabilidad, la higiene y unas prestaciones mucho mejores que el típico de espuma. A medida que van pasando los años, los muelles vencen. Tiene que tener multielasticidad si lo que buscas es un reposo más uniforme y con ergonomía, es decir, que se adapta mejor a la persona.

COLCHONES CON VISCOELASTICIDAD

Hechos con un mínimo de dos niveles de componente viscoelástico. Su principal propiedad es que se ajusta muy bien a la figura de la persona según la temperatura y el peso corporal.

Además, estos colchones son capaces de memorizar la forma de tu cuerpo.

Formados con componentes realizados por la NASA con la finalidad de relajar a los tripulantes de la nave espacial debido a la fuerza y presión que se produce al salir o al entrar en la atmósfera.

Son los idóneos contra las alergias y bacterias, ya que su constitución a base de células abiertas, ayuda al aire a moverse con libertad impidiendo la humedad y ajustando la sensación térmica.

La consistencia de los colchones de este tipo de material tiene que ser elevada, rondando desde los setenta a los ochenta y cinco kilogramos por metro cúbico.

Si el grueso de la materia viscoelástica no supera los siete centímetros entonces se consideraría un colchón mixto.

¿Cada cuánto tiempo es bueno renovarlo?

El tener un colchón en buenas condiciones es necesario para no tener problemas de espalda.

Es por esta razón por la que recomendamos renovarlo cuando llegue a los diez años.

Curiosamente, la población española es la que tiene los colchones más anticuados y solo una pequeña parte son los que lo renuevan según las recomendaciones de los expertos.

¿Somieres o bases tapizadas?

Con muelle: no ofrecen muchos beneficios sino todo lo contrario, porque estos, a medida que pasa el tiempo, van venciendo y comienzan a ceder por la mitad.

Laminadas: lo idóneo es que sean de madera.

Bases sólidas (como Canapés): evitan que el colchón se airee perfectamente.

Por último, te aconsejamos que cada vez que cambies de colchón, cambies de somier: sería erróneo poner el último que has comprado encima de un somier antigua.

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Podemos ayudarte?